La almendra en la repostería marroquí

La repostería marroquí es reconocida en todo el mundo y es muy tradicional en su país acompañada de un té o un café. El principal momento en el que se luce y se hace gala de esta larga tradición es en los eventos especiales como bodas o bautizos y celebraciones religiosas como el Ramadán. Desde Bioterra dedicamos un artículo a ella porque uno de sus elementos principales, además de la miel, son las almendras y otros frutos secos a los que nos dedicamos, y  son parte de las señas de identidad de esta famosa repostería.

Dulces marroquíes hechos con almendras

 Entre los dulces más tradicionales, especialmente durante el Ramadán, está el “Cuerno de Gacela” o kabalgazal, que se elaboracon una masa de almendras parecida al mazapán aromatizada con agua de azahar y canela. Dicha pasta se recubre con una masa de harina de manera que queda parecido a una empanadilla y de ahí que se le llame “cuerno”, por su forma de cuerno o media luna.

Muchos de estos platos son tradicionales del Ramadán porque los fruto secos y la miel son muy energéticos y ayudan a sobrellevar e ayuno diurno de esta festividad.

El breuat o briuat es un pastelito que se puede hacer dulce o salado también muy tradicional de Marruecos, las versiones dulces suelen hacerse con almendras y miel y se envuelven en una masa de hojaldre que suele tener forma triangular o cilíndrica y se pueden freír u hornear.

El Massaban está elaborado con la misma masa que los “cuernos de gacela” pero más fina y está relleno de almendras y perfumado con azahar y cáscara de limón. Una de sus peculiaridades es que se suele decorar con bombones de colores.

Dulces marroquíes hechos con frutos secos

Pero las almendras no son los únicos frutos secos que protagonizan la repostería marroquí, el baklavaes otro de los más conocidos. Se trata de un pastel elaborado con una pasta de pistachos o nueces trituradas, distribuida en una masa y bañado en miel o almíbar. Además, hay variedades que añaden otros frutos secos a este tradicional plato como las almendras o las avellanas.

Los dátiles también forman parte de la tradición repostera de este país vecino y son muchos los platos tradicionales que los incluyen como es el caso de los maqruḍ. Es un dulce con forma de diamante que consiste en una capa de sémola de trigo rellena de pasta de dátiles, higos o almendras que se fríe en aceite y se baña en un jarabe de miel y agua de azahar.

Otros frutos secos como nueces o pistachos y alimentos como los dátiles o los higos también forman parte de la repostería tradicional marroquí porque sus elementos pueden encontrarse con facilidad en la zona.

Como se puede observar, la gastronomía marroquí, especialmente en lo que al dulce se refiere, está llena de recetas que contienen almendras y otros frutos secos, y muchas de ellas se consumen durante el Ramadán porque son elementos muy energético que ayudan a aguantar el tradicional ayuno durante el día.

Desde Bioterra os invitamos a probar estas exquisiteces que se pueden comprar en muchas pastelerías también en nuestro país, ya que su riqueza gastronómica se ha exportado al mundo entero.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.