Envíos a todo el mundo - España gratis a partir de 25€ *

Polinización del almendro con abejorros y abejas

Polinización del almendro con abejorros y abejas

Los almendros ya están en flor y con la llegada del buen tiempo, antes de la primavera, es el momento de que se produzca la polinización de las flores. En este maravilloso y natural proceso, las abejas y abejorros cumplen un papel fundamental, ya que son los agentes polinizadores más relevantes del ecosistema.

 

Qué es la polinización del almendro y en qué consiste

La polinización es el intercambio de polen entre las flores y su principal motivo es lograr la reproducción de cualquier tipo de planta bien sea ornamental, hortícola o frutal. Se trata de un proceso fundamental para el mantenimiento de la vida sobre la tierra, y las abejas son una de las principales responsables de este proceso.

Aunque estos insectos hacen muy bien su trabajo de forma natural, cada vez es más importante contribuir al proceso con la instalación de colmenas en las explotaciones para asegurar las mejores cosechas. Así lo hacemos en Bioterra, donde ya hemos empezado las labores de polinización con abejas y abejorros.

La polinización del almendro, y de frutales en general, con la ayuda de abejas y abejorros consiste en la instalación de colmenas en las plantaciones, de tal modo que tanto unos como otros se encarguen de recolectar el néctar de las flores y al tiempo realizar la función de polinización. Este proceso tan vital se consigue transportando el polen en su cuerpo. Los insectos se impregnan del polen al posarse en una flor y después lo repartirán por las demás flores que visiten.

 

Uso de las colmenas de abejas y abejorros

José Antonio Moreno, del departamento de Calidad de Bioterra, explica en una entrevista que “las colmenas de abejorros se distribuyen por toda la plantación, mientras que las de abejas se suelen colocar en grupos dependiendo de la extensión de la plantación, preferiblemente en la cara norte de la explotación, con el fin de que las abejas vuelen hacia el sur para buscar las flores y hacia el norte para volver a la colmena”.

Se suelen instalar unas cuatro colmenas de abejas por hectárea, en cambio las colmenas de abejorros se disponen por toda la finca y su número depende en buena medida del tamaño de los árboles y la intensidad de la floración en cada campaña”, matiza Moreno.

En Bioterra tenemos gran cantidad de variedades de almendras, desde las clásicas almendras Marconas y Larguetas hasta las nuevas variedades como Guara, Antoñeta, Lauranne, Penta, Mardía o Belona entre otras, pero el proceso de polinización con la instalación de colmenas de abejas y abejorros “es aconsejable en todo caso, aunque resulta más necesario en explotaciones que se  encuentran en zonas áridas o de monocultivos, con escasa vegetación espontánea. Por lo general las plantaciones situadas cerca de zonas boscosas, praderas herbáceas naturales, dehesas y otros elementos potenciadores de la diversidad natural albergan un mayor número de polinizadores naturales”.

Las colmenas de insectos polinizadores de este tipo se instalan al comienzo de la floración, momento que cada año depende de las condiciones climatológicas, y se retiran una vez que ésta finaliza.

 

 

¿Por qué se utilizan tanto abejas como abejorros para el proceso de polinización?

Ambos insectos son efectivos en su importante labor y se complementan. En ningún caso uno obstaculiza la labor del otro. La principal diferencia es que el abejorro tiene mayor capacidad para volar en días con temperaturas más bajas.

Si visitamos durante este proceso de polinización una explotación de almendros, podremos escuchar el inconfundible zumbido de los insectos al volar mientras realizan su importantísimo trabajo. Podemos observar el proceso de cientos de abejas y abejorros posándose de flor en flor y haciendo posible que continúe habiendo frutales y biodiversidad en el planeta, y una vez hecho, veremos cómo vuelven a sus colmenas para transportar el néctar cosechado.

Los almendros están ahora en un momento de ebullición que sin duda es un espectáculo de la naturaleza con su precioso paisaje blanco y el sonido de los insectos trabajando por el desarrollo sostenible del planeta. No obstante, Moreno advierte que es importante tener cuidado si se visitan plantaciones con colmenas de abejas, “si se escucha su zumbido muy claramente es señal de que las colmenas se encuentran cerca y no hay que olvidar que les gusta hacer su trabajo tranquilas y pueden defenderse con su aguijón en caso de ser molestadas”.

 

¿Por qué es necesario ayudar al proceso de polinización con la instalación de colmenas?

La polinización de las flores es vital para nuestra alimentación y para la biodiversidad, pero las abejas, unas de las principales encargadas de esta misión, están mermando significativamente su población.

Según Greenpeace, el 75% de los alimentos que consumimos dependen de la polinización, entre ellos por supuesto nuestras almendras de Bioterra. El problema es que las abejas y otros insectos como mariposas y abejorros, son unos de los grandes responsables de este proceso y, sin embargo, sus poblaciones están disminuyendo a pasos agigantados. Según datos de esta organización ecologista, el 37% de las poblaciones de abejas en Europa están en declive.

Preguntamos a José Antonio Moreno por este problema, quien nos cuenta que “actualmente debido a la polución y el uso intensivo de fitosanitarios las poblaciones naturales de polinizadores vienen siendo mermadas año tras año. En los últimos años es algo que todos podemos comprobar fácilmente: ¿se ensucia el parabrisas del coche con la misma frecuencia que hace unos años o acaso ahora son menos los insectos de este tipo que se cruzan con este elemento del coche? Es por ello que el uso de colmenas diseñadas por el ser humano resulta eficaz para incrementar el grado de fruto cuajado en las distintas variedades de almendro”.

Las cifras del problema que sufren los polinizadores son contundentes. El informe de la Plataforma Intergubernamental sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES, por sus siglas en inglés) advierte que el 40% de los polinizadores invertebrados, en particular abejas y mariposas, se enfrentan a la extinción.

En Bioterra somos conscientes de la importancia de este problema, cuya principal solución es la producción ecológica que evite el uso de productos tóxicos para las abejas, labor con la que estamos comprometidos, ya que contamos con un gran número de plantaciones ecológicas certificadas, 100% naturales y cultivadas tradicionalmente en suelos de España ricos en nutrientes.

Leave a comment

Net Orders Checkout

Item Price Qty Total
Subtotal €0,00
Shipping
Total

Shipping Address

Shipping Methods