Cookies, galletas al estilo americano

Las cookies de chocolate y almendra son uno de los postres más icónicos de la cocina americana. Deliciosas, fáciles y rápidas de preparar. Toda madre americana que se precie tiene su propia versión de estas famosas galletas. Las hay que añaden canela, jengibre o anís. Otras usan chocolate blanco, nueces o avellanas. Pero todas tienen algo en común, están buenísimas.

 

Ingredientes

  • 2 tazas de harina
  • 2 huevos
  • 200g de mantequilla
  • 100g de azúcar blanco
  • 150g de azúcar moreno
  • 1 chorrito de extracto de vainilla
  • Una pizca de bicarbonato sódico
  • 75g de pepitas de chocolate
  • 75g de almendras repeladas Bio

 

Elaboración

En primer lugar, mezcla la mantequilla al punto de pomada (a temperatura ambiente) con los dos tipos de azúcar. Cada azúcar tiene una función específica: mientras que el moreno aporta textura gracias a su alto contenido en melazas, el blanco endulza más. Una vez mezclado, debes conseguir una crema color tostado. En este momento añade el extracto de vainilla, que le dará un sabor característico a las galletas. A continuación, añade los huevos de uno en uno, asegúrate de que el primero está totalmente integrado en la crema antes de incorporar el segundo. Luego, mézclalo hasta conseguir una crema de aspecto brillante. Cuando esté listo, añade los ingredientes secos (harina, bicarbonato sódico y sal). Mézclalo todo con una espátula o una lengua de gato hasta conseguir una masa homogénea. Esta, será mucho más dura que la crema anterior pero no te preocupes, así debe ser. Deja de mover cuando la masa se separe de las paredes del recipiente y de la espátula. Continúa añadiendo los ingredientes finales, las pepitas de chocolate y las almendras, previamente troceadas, y mézclalo todo hasta que los trozos queden bien repartidos en ella. Reparte la masa en pequeñas bolitas a lo largo de una bandeja de horno, tapada con papel de hornear para que no se peguen a la bandeja. Ten en cuenta que las galletas se extenderán una vez empiecen a hornearse, por lo tanto, deja espacio entre ellas. Pon el horno a 180ºC durante 10 minutos. Una vez pasado ese tiempo, sácalas y déjalas enfriar sobre una rejilla.

Si sois amantes de chocolate podéis hacer dos versiones (como hemos hecho nosotros), lo único que hay que hacer es incorporar unos 100 gramos de cacao en polvo junto a los ingredientes secos. Ambas opciones combinan a la perfección con nuestras almendras.

Comparte nuestras noticias:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone