Prevención de enfermedades

Además del importante valor nutritivo que ofrece, la almendra también previene distintas enfermedades.

Diferentes estudios realizados por expertos han demostrado que consumir este fruto seco de manera habitual disminuye hasta en un 50% las posibilidades de padecer infartos y otras enfermedades cardiovasculares. Su alto contenido en fibra permite aumentar el volumen de las heces, diluyendo así el ácido biliar, lípidos y esteroles, lo que reduce el riesgo de contraer cáncer.

De la misma manera, al aumentar la actividad cerebral y proporcionar nutrientes al sistema nervioso, comer almendras varias veces por semana ayuda a mermar la probabilidad de sufrir enfermedades degenerativas, como por ejemplo el alzheimer.

almendras corazón