La clave para mejorar la salud cognitiva en ancianos

Los frutos secos son altamente recomendables. Salvo que sufras algún tipo de alergia que te impida incluirlos en tu dieta, las nueces, las almendras o los pistachos, entre otros, son un alimento imprescindible que no está asociado a un aumento de peso corporal.

Como ya sabemos, la ingesta de una cantidad moderada (unos 25 o 30 gramos diarios) está asociada a la prevención de múltiples enfermedades como diabetes, hipertensión arterial, obesidad, problemas neurológicos o cardiovasculares.

Un reciente estudio publicado en la revista The journal of nutrition, health & aging ha demostrado que un consumo de frutos secos a largo plazo podría ser clave para mejorar la salud cognitiva en personas mayores, incluyendo una mejora del pensamiento, el razonamiento y la memoria. Comiendo 10 gramos al día, los ancianos pueden mejorar su función cognitiva hasta en un 60%, en comparación con los que no los consumen.

Aunque no existe una cura para el deterioro cognitivo relacionado con la edad y las enfermedades neurodegenerativas, una dieta saludable, equilibrada y rica en frutos secos, como es la mediterránea, mejora la salud de las personas.

 

Comparte nuestras noticias:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone